bienvenidos
See the machine; Insomnia


Bienvenidos seais a Araconte. Vais a tener que aprender unas cuantas cositas antes de sumergiros en él. Estais bajo unas estrictas normas de vigilancia. Sí, efectivamente. Sois continuamente registrados y vigilados por nosotros ¿Quiénes somos? Todos lo saben ¿Tú no? Te lo diré...La gran máquina. O así nos llaman. Lo cierto es que no somos más que simples hombres, aquellos que os gobiernan. Por suerte sois tan estúpidos que no os dais cuenta de que os manipulamos continuamente con nuestro sistema de registro. ¡No obstante! Están ellos...esos Arlequines...hay que acabar con ellos. Son rebeldes, inconformistas y quieren acabar con todo nuestro imperio salvando a los Viajeros. De ellos extraemos nuestras defensas contra otros planetas... ¿Piensas ayudarnos o te pondrás de parte de quien no debes? Piénsatelo y adéntrate en un nuevo mundo.
tú personaje
Who are you?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

administración
Watching you


habitantes
Walking on the street
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Vie Ene 20, 2012 8:37 pm.
últimos post
New adventures
Últimos temas
» Norwich, rol foro (Recien abierto) (normal)
Vie Sep 21, 2012 10:10 pm por Invitado

» La insoportable levedad del ser. ▬ Quelrian
Sáb Abr 28, 2012 6:11 am por Felicia Q. Ogden

» Samhain's Door {#} | TRES MESES ONLINE | ¡Renovaciones! - Normal
Sáb Mar 24, 2012 6:33 pm por Invitado

» New Generation (CANNON LIBRES) ELITE
Mar Mar 06, 2012 10:45 pm por Invitado

» Atlantic Coast {Elite}
Mar Feb 28, 2012 2:31 pm por Invitado

» La Torre en el Valle Life (Elite )
Miér Feb 22, 2012 3:19 am por Invitado

» Corruption in Milan [normal]
Lun Feb 20, 2012 12:12 pm por Invitado

» Beware with the Darkness {Recién Abierto*normal*+18
Lun Feb 20, 2012 2:20 am por Invitado

» Sweet Nightmare [PROBLEMA DE AFILIACIÓN]
Dom Feb 19, 2012 7:37 pm por Invitado

afiliados
Next to us
hermanos


élites



CASTING PARA {T. AILARA BÖRGUES}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CASTING PARA {T. AILARA BÖRGUES}

Mensaje por T. Ailara Börgues el Miér Ene 25, 2012 2:57 am

CASTING PARA:
T. AILARA BÖRGUES

DATOS BÁSICOS:

+ ¿Por qué quieres el personaje?

NUNCA HE TENIDO UN PERSONAJE CON ESTAS CARACTERÍSTICAS Y TENGO CURIOSIDAD DE DESARROLLARLO. EL NO HABER ROLEADO UNO ASÍ ANTES, NO DEBE SER UN PUNTO NEGATIVO PARA MI, SINO AL CONTRARIO, PORQUE ME SIENTO EMOCIONADA DE MOLDEAR EL PERSONAJE BAJO LAS DIRECTRICES QUE HAN DADO PARA ELLO, ES POR LO QUE LO SOLICITO.

+ ¿Qué fue lo que más te gusto para escogerlo?

ME GUSTÓ LA PEQUEÑA HISTORIA QUE IDEARON DETRÁS DE SU PERSONALIDAD Y CÓMO DE ALGO QUE DEBIÓ SER MÁGICO Y PURO -PORQUE VENÍA DE UNA HERENCIA SINCERA, DE UN ACTO DE AMOR- ELLA TRANSFORMÓ SU DON EN ALGO OBSCURO Y DE PURO BENEFICIO PERSONAL.

CASTING:


Ella le tentaba, le tentaba como la manzana cubierta de dulce que todos ansían saborear pero que solo pertenece al príncipe del castillo y en este caso, Ailara era la ama y señora de la comarca, la nueva dueña de esa manzana que podía degustar cuándo, cómo y cuantas veces quisiera esa tarde. Los rojos labios de la otra viajera le llamaban a tomarlos, a apoderarse de ellos, de llevarlos a recorrer su piel y ella a su vez, recorrer la de la rubia con los propios. Pero Ailara también era igual de tentadora como una manzana dulce, solo que envenenada, una que podía matar de inmediato a la inocente viajera, si ésta no fuera tan endemoniadamente hermosa para atreverse a retrasar su destino.

La dejó que se separara de ella, ¿qué caso tenía retenerla cuando ella se deshacía de sus cadenas tan grácilmente? Una Ailara desnuda, apenas cubierta por una sábana, admiraba a la joven rubia desde la cama donde antes la tuvo. Su desnuda belleza opacaba la poca inteligencia que la rubia había mostrado al dejarse seducir sin que ella hubiera vuelto a pronunciar la orden de seguirla. Lo demás fue lo usual: la acarició ahí, frente a todos, incluso frente al sorprendido novio de la chica. La viajera ansiaba tomarla y reclamado como suya, olvidándose de todo, incluso de la misión que la había llevado hasta ella; porque bastó que de sus delicados y finos labios saliera la petición de irse de ese lugar, para que la rubia la siguiera sin mirar atrás. Ailara si lo había hecho y le vanaglorió ver al burlado novio cerrando la diestra en un apretado puño, intentando controlar sus celos desbocados, pero logrando poco.

Se levantó con lentitud, dejando que la sábana acariciara su cuerpo al dejarla sobre el lecho revuelto. Recorrió los pasos que lo separaban de la espalda de la joven y se acercó tanto que podía rozar el cuello de la rubia con su nariz, pero no lo hizo. En cambio la tomó por la cintura y pegó sus senos a esa espalda que culminaba en un suave trasero. Su boca beso cada milímetro del cuello de la chica, arrancándole gemidos y jadeos, porque al mismo tiempo su experta diestra bajó hasta alcanzar lo que deseaba.

Después de unos deliciosos segundos de acariciarla y besarla, se dio la media vuelta, acomodando su cabello en una coleta alta y se sentó en uno de los sillones que estaban frente al fuego. Se pasó la mano con que la había acariciado el sexo de la chica por el rostro, spirando el perfume propio del deseo. Pensativa se recargó cómodamente en el respaldo del mueble, sin hacer nada por cubrir su opulenta desnudez; después de todo, se sentía orgullosa de cada parte de su cuerpo. Cruzó las piernas y posó sus manos sobre las rodillas, observando cómo la rubia se comenzaba a vestir. Casi la detiene por el puro gusto de seguirla admirando, pero una rápida ojeada al reloj que pendía en una gris pared, le advertía que el tiempo de jugar había terminado-
Querida mía, es una lástima que el Gobierno no te juzgue desnuda, probablemente te dejarían en libertad -Los labios de Ailara se torcieron en algo que más pareció una mueca sarcástica que una sonrisa, cuando el rostro confundido de la rubia se fue transformando en una máscara de ira y derrota al entender lo sucedido. Al verla así, sintió un poco de pena por ella, pero su naturaleza no la dejaba sentir algo más que burla- Y no, claro que no eres una revelación para mi o te deseo tanto como para fallar a mis mandatos -Sin pudor alguno agregó- En la cama eres excelente, pero como viajera dejas mucho que desear. ¿Acaso no te han advertido que tu cabeza tiene un precio?

Al verla vestirse más aprisa, la castaña se levantó de donde estaba sentada y antes de que la rubia pudiera articular palabra o intentara escapar por la ventana, la tomó por los brazos cruzándolos sobre su cintura con un mano, deslizando su mano libre pecaminosamente por encima de la tela del bonito vestido que horas antes había casi rasgado de su piel. Recargó sus labios en el cuello de la joven y comenzó a hablar al mismo tiempo que dejaba pequeños besos en la delicada piel- ¿No lo notaste, querida mía? ¿No notaste la manera en que te miraba desde que llegué, cómo te hablaba, cómo busque el momento perfecto para tocarte y que tu novio nos viera? -La voz de Ailara iba ensombreciéndose junto con su pensamiento; su tono de voz y acciones lo denotaban- Si, querida, te tenía que entregar a los hombres del Gobierno, pero antes quise probar tus besos y caricias, quise poseerte porque nadie más podrá hacerlo- Mientras vigilaba los movimientos de la rubia, la mano derecha de Ailara reptó como una serpiente por las caderas de ésta, tocando todo a su paso, degustando el poder hacerlo a plenitud hasta que se detuvo en uno de sus pechos, el cual comenzó a rozar con lentitud. Cerró los ojos y besó su cuello, abrazándola aún con más fuerza con la mano izquierda, la pegó a su cuerpo por la cintura y suspiró cuando sintió los firmes glúteos sobre su sexo aún húmedo- Quizás te gusté -Ailara comenzó a hablar de nuevo mientras se dirigía ahora a la oreja de la rubia- ¿Te gusté querida mía o solo fue una consecuencia de mi don? -Sabiendo que la rubia no sabría de lo que hablaba, se apresuró a explicarle su teoría- ¡Oh si! Quizás ese deseo que experimentaste por mi y mis caricias -las cuales maldecirás haber elegido- fueron parte de una orden que le di a tu cerebro, una que por lo visto acataste sin demora o indecisión -Aspiró el perfume de la chica, quería grabarse ese aroma antes de perderlo para siempre en los laberintos de la burocracia. Apartó el cabello para poder rozar la punta de su naríz en la delicada piel de la joven- ¿Sabes? Cualquiera pensaría que eres tímida, pero yo se que no eres así -La mano que antes la apresaba ahora la dejó libre solo para tomarla por la cintura y hacerla trastabillar hasta que la espalda de la joven topó con fuerza contra la pared del cuarto.

Ante un mínimo movimiento que denotó su intento de libertad, Ailara le susurró, tomándola por las muñecas y subiéndolas por la pared sobre su cabeza- Quédate quieta y pórtate bien, esperamos visitas -Acarició el rostro de la joven con la punta de su naríz suavemente y exhaló algo parecido a un gemido. Ambas mujeres se observaron por unos instantes en que la castaña se preguntaba, ¿por qué no hacía el intento de liberarse? Finalmente dejó escapar un suspiro de satisfacción satisfecha porque le encantó el recuerdo que esa tímida mujer le dejaba en la memoria.

Un tropel de pasos anunció lo que la castañaba esperaba. Sus refuerzos estaban por hacer su entrada. La puerta de la habitación, que Ailara había dejado sin el pestillo de seguridad, se abrió y al momento varios enmascarados invadieron la habitación. Sin quitar la vista de la rubia, la castaña se retiró solo cuando uno de ellos le tocó el hombro, dándole a entender que ellos se harían cargo desde ese momento en adelante. Ailara se hizo a un lado y un par de hombres le pusieron unas esposas a la rubia, quien la seguía viendo fijamente sin arguir palabra alguna. Recordando, por el rostro del resto del equipo, que no estaba vestida, se dió la vuelta para escapar de la mirada que la condenaba y tomó su blusa del piso, se la puso y después alguién le pasó su ropa interior. Se puso solo las pantaletas y dejó el resto de su ropa sobre una silla.

Antes de que le pusieran una capucha negra sobre los ojos, Ailara se acercó a la rubia y le volvió a acariciar el rostro-
Yo se que te gustó ser admirada, amada y poseída por mi, pero sobre todo te gustó que yo te deseara. Mejor suerte la proxima vez, querida. Negocios son negocios, nada personal -Los dedos de Ailara siguieron el camino hacia los labios de la chica, los cuales rozó como si le estuviera dando un beso de despedida con la mano. Uno de los hombres le apartó la mano toscamente, terminó de ponerle la capucha negra sobre el rostro y jaló a la chica con él por el corredor.

La viajera se sentó en el borde la cama para ponerse sus botas cuando sintió que la tomaban del brazo fuertemente, haciendo que se levantara por incercia. Una voz ronca le advertía proveniente de una máscara negra-
Te recuerdo que tienes la libertad de salir a dónde sea y con quién sea cuando tienes un Viajero, pero siempre y cuando me avises primero a mi o en caso de no hacerlo, salgas en compañía de alguno de los muchachos. ¿Sola? Lo siento pero no Ailara. Tardamos bastante en ubicar este lugar -Los labios de la viajera se entreabrieron para refutar algo pero no lo hizo, sino que se zafó delicadamente de la mano que la apresaba. Cruzándole una idea mejor por la mente, decidió jugar con el tipo un rato- Relajate, la operación salió perfecta. Tienes a tu presa y yo tengo mis beneficios -La castaña subió su mano hasta el pecho del hombre y con su dedo empezó a seguir una trayectoria imaginaria por sus pectorales- ¿Quieren que siga ayudándolos? -Preguntó relamiéndose los labios para después sonreírle con sensualidad. Cuando notó una sonrisa que se reflejó en los ojos del hombre, cambió su táctica- Claro que quieres... entonces déjame hacerlo a mi manera y no me trates como si fuera una más de tu equipo, que bien sabes que no lo soy -Su mano se cerró sobre la tela del chaleco y lo tomó por el con fuerza pero sin hacerle daño alguno al mismo tiempo que su tono de voz se hacia más frío y seco, ya no el delicado y melodioso tono que Ailara usaba para la mayoría que la conocía- No creo que a tus superiores les guste que cuestiones mis tácticas, mucho menos cuando les han dado tantos resultados positivos. Asi que... -La castaña lo liberó y se retiró un paso atrás haciendo un ademán en dirección a la puerta- Ve y entrega mi caza de hoy y déjame descansar que todo ha sido tan agotador -La joven se dejó caer en la cama con los ojos cerrados y se acurrucó decidida a rememorar lo disfrutado, sin importarle que el hombre tuviera una vista magnífica de su cuerpo semi desnudo. a puerta se volvió a abrir y en unos segundos todo había terminado. Ailara estaba de nuevo sola en la habitación, recordando sin culpa alguna los momentos que vivió al lado de la rubia que hoy ponía a merced del Gobierno.



T. Ailara Börgues

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 25/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: CASTING PARA {T. AILARA BÖRGUES}

Mensaje por Felicia Q. Ogden el Miér Ene 25, 2012 3:18 am

CASTING ACEPTADO


Bienvenida al foro. Wow es lo único que puedo decir. De verdad que ha sido uno de los mejores casting que he visto, es tan perfecto que no hay manera de buscarle un contra. Esta más que claro que el personaje es tuyo.


....

Felicia Q. Ogden
Ciudadanos
Ciudadanos

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 10/12/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.